Logo EstoesAtleti.es
Logo EstoesAtleti.es
Logo Messenger
Logo Twitter
Una madre y una hija sonríen en un salón, y en el círculo, el logo de la Agencia Tributaria

Estos son los jubilados que no tienen que hacer la Declaración de la Renta en 2024

Algunas personas mayores de 65 años tienen la posibilidad de no tributar ciertos ingresos y gozar de varias exenciones

La campaña de la Declaración de la Renta comienza el 3 de abril. Millones de españoles deberán rendir cuentas a Hacienda y presentar sus ingresos. La duda de saber si saldrá a pagar o a devolver siempre está a ahí, pero ya está disponible el borrador para conocer un resultado estimado. 

Las gestiones se podrán hacer por teléfono, por internet o de forma presencial. No obstante, hay que conocer las diferentes exenciones y beneficios disponibles, especialmente para aquellos en la tercera edad. La Agencia Tributaria ofrece una serie de ventajas para las personas mayores de 65 años, que van a poder deducir algunos impuestos y no declarar algunos ingresos.

¿Qué ingresos pueden estar exentos en la Renta de los mayores de 65 años?

Una de las principales ventajas está relacionada con las ayudas públicas y pensiones varias. La Agencia Tributaria señala que las prestaciones públicas por acogimiento de personas con discapacidad o mayores de 65 años no se declaran. Las ayudas económicas de instituciones públicas a estos colectivos que financien su estancia en residencias o centros de día también están exentas, pero bajo ciertas condiciones de renta.

- Prestaciones reconocidas por la Seguridad Social o entidades alternativas por una incapacidad permanente absoluta o gran invalidez.

- Pensiones por inutilidad o incapacidad permanente del régimen de clases pasivas.

- Prestaciones obtenidas por personas con discapacidad correspondientes a aportaciones a sistemas de previsión social, hasta cierto límite anual.

- Prestaciones económicas públicas relacionadas con los cuidados en el entorno familiar y asistencia personalizada. Solo aquellas derivadas de la Ley de promoción de la autonomía personal y atención a personas en situación de dependencia.

Además, las personas mayores de 65 años no están obligadas a declarar las transmisiones de la vivienda habitual, como herencias, venta o un cambio de titularidad. También se incluyen las ganancias patrimoniales derivadas de esta transmisión.

Asimismo, la transmisión de elementos patrimoniales que se reinviertan en rentas vitalicias también quedan exentas. No obstante, el importe total debe destinarse en un plazo de seis meses a una renta vitalicia asegurada que proporcione un ingreso fijo. Por último, las cantidades recibidas de la hipoteca inversa tampoco tributan en el IRPF.

Estas exenciones son muy beneficiosas para la gente mayor, rebaja las cargas fiscales y tienen ventajas a la hora de presentar la Declaración de la Renta.