Logo EstoesAtleti.es
Logo EstoesAtleti.es
Logo Messenger
Logo whatsapp
Imagen de fondo de Gonzalo Bernardos y otra imagen de varias botellas de aceite de oliva en un supermercado, además de dos emoticonos, de aceite y de dinero

Jarro de agua fría de Gonzalo Bernardos sobre el aceite de oliva en España

El economista ha analizado esta situación y su pronóstico al respecto no es optimista

El aceite de oliva es un bien de primera necesidad, aunque parece perder esta condición con el tiempo. Su precio ha alcanzado límites increíbles, y la cesta de la compra se ha encarecido en los últimos meses. Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), el precio medio en 2024 es de 9,84 euros, muy por encima de los 2,35 que costaba en el año 2020.

La situación es complicada e, incluso, dramática para las familias más vulnerables. Los expertos intentan estudiar el problema y pronosticar, de forma aproximada, cuando bajarán los precios del aceite. El economista y profesor de la Universidad de Barcelona, Gonzalo Bernardos, habló del tema en el programa 'Más vale tarde' de La Sexta.

Durante su intervención, Gonzalo Bernardos afirmó que el precio del aceite de oliva en España es más alto que en otros países europeos, a pesar ser el principal productor. El economista explicó que el aceite tiene complicado llegar a mercados exteriores, y los supermercados de los países, para mantener su cuota de mercado, lo están vendiendo a precios más bajos.

Gonzalo Bernardos no cree que el precio del aceite de oliva baje pronto

Bernardos señaló la dificultad de la situación por la sequía en España. "Normalmente a una cosecha buena le sigue una mala. La cosecha del 2022-23 ha sido muy mala y ha bajado la producción un 55%", dijo.

El economista asegura que la cosecha 23-24 será "una excepción a la regla" y que también será muy mala, ya que es complicado que llueva lo suficiente. Cree que Andalucía será la comunidad autónoma que tendrá las peores consecuencias.

"Cuando baja la producción, el producto se vuelve escaso y el precio sube", explicó Gonzalo Bernardos. Dice que se está pagando un 52,5% más que el año pasado y, que "a corto plazo" no existen perspectivas para que baje el precio del aceite. Para ello, "tendría que haber una buena cosecha y no se espera".

Todo hace indicar que el aceite mantendrá estos precios tan altos durante un tiempo. La sequía está siendo muy perjudicial, y los grandes damnificados, como casi siempre, acaban siendo los ciudadanos de a pie. Las familias deberán lidiar con esta situación, hacer frente y, posiblemente, reducir el consumo de aceite.