Logo EstoesAtleti.es
Logo EstoesAtleti.es
Logo Messenger
Logo Twitter
Imagen de fondo de muchos billetes de 50 euros amontonados con un mazo de juez encima y otra imagen de una mujer asustada

La nueva multa de casi 100.000 euros que se quiere instaurar en España

El Gobierno quiere luchar contra la competencia desleal y tiene en marcha una nueva ley que proteja a los consumidores

El cambio climático se ha convertido en una de las grandes preocupaciones de los últimos años. El calentamiento global hace mella y la contaminación en ciudades está alcanzando niveles históricos. Según apunta un estudio del Institut de Salut Global de Barcelona, la mayoría de la población europea ha respirado aire de mala calidad, a pesar de que la situación ha mejorado con el tiempo.

Asimismo, el mismo estudio indica que el 86.3% de los ciudadanos vive en zonas contaminadas que superan los límites marcados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). La situación es crítica, y los gobiernos y empresas trabajan en medidas y estrategias para proteger el medio ambiente. 

Dicho esto, es probable que en muchos supermercados y tiendas de alimentación hayas visto un aumento de productos sostenibles y ecológicos. Las etiquetas dejan entrever que la compra de este material favorecen al cuidado de nuestro entorno, pero no siempre es así y el Gobierno ha decidido tomar cartas en el asunto.

El Gobierno quiere multar el ecopostureo

Y es que, según ha informado El País, el ejecutivo quiere multar a las empresas que hagan un uso indebido de las denominaciones 'eco', que hagan "ecopostureo". Esta práctica también se conoce como greenwashing. Algunos negocios intentan ampliar beneficios y ganar más dinero promocionando productos sostenibles cuando, en realidad, no cumplen con los requisitos medioambientales básicos.

El Ministerio de Derechos Sociales, Consumo y Agenda 2030, encabezado por Pablo Bustinduy, ya prepara una Ley de Consumo Sostenible. El objetivo es perseguir y castigar a las empresas que hagan una "práctica comercial desleal" que no cuenten con respaldo científico. Todos los que utilicen los “sostenible”, “verde” o “respetuoso con el planeta” y no tengan la autorización de Consumo pueden ser sancionadas con una multa de hasta 100.000 euros.

Los casos más graves pueden desembocar en el pago de la cantidad que se haya obtenido con esta campaña, pero multiplicado por 6. Además, la Comisión Europea ha señalado que más de la mitad de afirmaciones ecológicas presentes en muchos productos son "vagas, engañosas" o carecen de fundamento. Por eso, se está trabajando para que los consumidores conozcan las cualidades reales de los productos y servicios que adquieren.

Por otro lado, esta nueva Ley de Consumo Sostenible también quiere incluir una etiqueta que indique la durabilidad de los productos, y cuáles son más fáciles de reparar. En Francia ya funciona desde 2021, y el objetivo no es otro que sacar el máximo provecho a las compras, luchar contra la obsolescencia programada y proteger al consumidor. 

El Ministerio apunta que este índice será de gran ayuda para los ciudadanos, dotarlos de información para futuras reparaciones y que las compras sean más eficientes.