Logo EstoesAtleti.es
Logo EstoesAtleti.es
Logo Messenger
Logo Twitter
Montaje con persona con guantes verdes limpiando vitrocerámica y círculo rojo con mano quitando manchas de vitrocerámica

El truco definitivo para quitar las manchas de la vitrocerámica: queda reluciente

Para limpiarla y dejarla reluciente, existe un truco casero y natural que te sorprenderá. Sigue estos pasos y verás los resultados

La vitrocerámica es uno de los electrodomésticos más populares y usados, motivo por el cual se ensucia cada vez que lo utilizamos. Al cocinar, es inevitable que se produzcan salpicaduras, derrames o quemaduras que dejan manchas difíciles de eliminar en la superficie. Y hemos descubierto un truco casero que seguro te ayudará.

Para mantener la vitrocerámica limpia y reluciente, existen productos específicos que se pueden comprar en el mercado, pero también hay soluciones caseras y naturales que pueden ser igual o más efectivas. 

¿Cuál es el truco ideal para retirar las manchas de la vitrocerámica?

Lo cierto es que nos encontramos ante un truco casero para limpiar la vitrocerámica que se ha hecho viral gracias a un vídeo publicado en TikTok. En el vídeo, se muestra cómo se puede quitar las manchas de la vitrocerámica con solo tres ingredientes: bicarbonato, agua y vinagre de limpieza. 

  1. Retira los restos de comida o grasa que haya en la vitrocerámica con una espátula o un paño húmedo. Mezcla una cucharada sopera de bicarbonato con un poco de agua hasta formar una pasta.
  2. Extiende la pasta sobre las manchas de la vitrocerámica con una esponja o un cepillo. Enciende los fuegos de la vitrocerámica y esperar a que la pasta empiece a burbujear por el efecto del calor. Añade un chorrito de vinagre sobre la pasta y dejar actuar unos minutos. 
  3. Enciende la campana extractora para evitar el olor del vinagre. Apaga los fuegos y frotar bien la superficie con un paño seco o un papel de cocina, teniendo cuidado de no quemarse con el calor residual.

Y, finalmente, admirar el resultado. Y es que conseguirás una vitrocerámica limpia y brillante con muy poco esfuerzo.

¿Por qué funciona este truco?

Este truco funciona porque el bicarbonato, el agua y el vinagre son productos con propiedades limpiadoras y desinfectantes que actúan en sinergia para eliminar las manchas de la vitrocerámica.

Esta reacción genera burbujas que levantan las manchas adheridas a la vitrocerámica. Además, el vinagre tiene propiedades antisépticas y desodorantes que eliminan las bacterias y los malos olores.

Aunque este truco es muy sencillo y efectivo, hay que tener en cuenta algunas precauciones al usarlo para evitar daños o accidentes. Por ejemplo, no usar este truco si la vitrocerámica tiene grietas o fisuras.

Tampoco debemos usarlo si la vitrocerámica tiene restos de azúcar o alimentos ácidos, ya que podrían corroer el esmalte y dejar marcas permanentes. Se recomienda usarlo solo cuando haya manchas muy difíciles de quitar con otros métodos.