Logo EstoesAtleti.es
Logo EstoesAtleti.es
Logo Messenger
Logo whatsapp
Antoine Griezmann y Rodrigo Riquelme celebrando uno de los goles ante el Celtic en la cuarta jornada de la Champions disputada en el Metropolitano

Griezmann y Morata lideran la invasión europea del Atlético para acercar los octavos

Dos dobletes de los dos delanteros del Atlético encarrilan el pase a los octavos de final de la Liga de Campeones

El Atlético salió con una presión muy alta, intentando taponar la salida de balón del Celtic, que intentaba aprovechar los espacios que dejaban los rojiblancos. A los pocos minutos del inicio del encuentro, llegó el primer tanto del Atlético de Madrid.

Antoine Griezmann, desde el balcón del área, enganchó un gran balón.  El galo, haciendo gala de su calidad, pudo batir a Hart con un disparo raso. De esa forma, el Atlético pudo encarar el encuentro con cierta tranquilidad.

Logo de WhatsAppNOVEDAD WHATSAPP: ¡Pincha aquí para recibir GRATIS las noticias más exclusivas del ATLÉTICO DE MADRID en WhatsApp!

El Atlético, decidido a por el encuentro desde el arranque

El cuadro colchonero, que no se conformaba con el primer tanto, quiso ir a por la segunda diana de la noche. Tras un pequeño período de incertidumbre, los rojiblancos fueron con más ahínco a ampliar la ventaja en el marcador. Mientras, el cuadro escocés, contra las cuerdas, intentaba poder avanzar.

Pocos minutos después, las cosas se pusieron todavía mejor para el Atlético. Tras la revisión en el VAR, el colegiado decidió expulsar a Maida. El futbolista del Celtic realizó una durísima entrada sobre Hermoso que no admitió discusión tras pasar por el vídeoarbitraje.

Tras quedarse el Celtic con uno menos, el Atlético decidió apretar el acelerador. Griezmann, tras un gran pase de Riquelme, tuvo el segundo, pero su balón se fue desviado de la meta de Hart.

Un partido de emociones fuertes en el Metropolitano

Eso sí, el Atlético no debía despistarse, ya que en cualquier acción, el Celtic podía igualar la contienda. De hecho, Morata, en un extraño remate, estuvo a punto de anotar el empate en propia puerta para los escoceses.

Por su parte, los de Simeone buscaban el segundo tanto, y lo hacían moviendo el campo. Nahuel Molina, con un remate ‘marca de la casa’, se quedó muy cerca del 2-0, pero su lanzamiento se quedó muy cerca de estrellarse entre los tres palos.

Con el paso de los minutos, los rojiblancos no dejaban de asediar a la defensa del Celtic, buscando incomodarles con mayor frecuencia. El último tramo de la primera mitad estuvo marcado por el control de los de Simeone, que no querían sustos ni sorpresas inesperados.

El Atlético siguió teniendo ocasiones, y, liderado por un excelso Antoine Griezmann, jugaba cómo quería ante un Celtic muy incómodo. La intensidad colchonera primaba sobre el terreno de juego, y ante eso no podía hacer nada el conjunto católico.

No dejaba de intentarlo el cuadro colchonero que, antes de irse a los vestuarios, tuvo de nuevo una gran ocasión. Griezmann, tras una buena asociación con Barrios, obligaba a intervenir sobremanera a Hart.

Morata, en el descuento, amplía el marcador

De hecho, en los últimos compases del primer tiempo, llegó la segunda diana del Atlético. La jugada, que comenzó con un notable pase de Antoine Griezmann, llegó a las botas de Álvaro Morata, que amplió su buen momento goleador.

El madrileño, que recogió un buen cabezazo de Giménez, puso el 2-0 en el marcador del Metropolitano para algarabía de la afición. Estaba siendo un buen encuentro y los de Simeone encarrilaban el pase a octavos de final.

La ambición colchonera no conoce límites

Tras el paso por los vestuarios, el Atlético no quería dejar ninguna ocasión para ampliar el marcador en el Metropolitano. Giménez fue el siguiente en probar fortuna, con un lanzamiento que se estrelló en el larguero. El uruguayo se quedó muy cerca de anotar la tercera diana rojiblanca en el encuentro.

Antoine Griezmann, cada vez más cerca de Luis Aragonés

Tras superar el primer cuarto de hora de la segunda mitad, llegó la recompensa del tercer tanto para el Atlético. Tras un rechace en el área del Celtic, Antoine Griezmann, en estado de gracia, dejó la delicatessen de la noche.

El francés, aprovechándose de dicho rechace, realizó una medio chilena que le permitió batir a Hart y poner el 3-0 en el Metropolitano. De esta forma, el Atlético amplió todavía más la renta con la que contaba en el electrónico.

Samuel Lino vuelve como se fue y marca un golazo

Para observar un nuevo gol del Atlético de Madrid no hubo que esperar demasiado. Pocos minutos después de la diana de Griezmann, llegaría el gol de un recién regresado: Samuel Lino. El futbolista brasileño, nada más saltar al campo, demostró que su lesión es cosa del pasado.

Tras un rechace de Álvaro Morata, Samuel Lino enganchó la pelota en el balcón del área, y, gracias a un sublime remate, pudo batir a Hart para poner el 4-0. El Atlético, de esta forma, demostraba que no se conformaba y era ambicioso sobre el césped del Metropolitano.

Morata repite para redondear la noche en el Metropolitano

El Atlético se mantuvo en sus trece, y tras el cuarto, fue a por el quinto gol del encuentro. Álvaro Morata, en el último tramo, anotaba la quinta diana del choque para los de Simeone, que no bajaban el ritmo.

Un gran centro de Koke, seguido de una estupenda prolongación de Lino, permitió que el punta colchonero, desde fuera del área, volviera a notar. Con un potente disparo, Álvaro Morata dejó KO a Hart, que no podía hacer nada para detener el vendaval rojiblanco.

Saúl se suma a la fiesta y marca el 6-0 para rematar el set en blanco

En los últimos minutos del encuentro, el Atlético de Madrid dejó claro que no iba a bajar el ritmo. Antes del 85, Saúl, aprovechándose de un barullo en el área del Celtic, anotaba el sexto tanto de la noche. Así, los rojiblancos remataban una noche perfecta en el Metropolitano.

Con este contundente triunfo, el conjunto de la capital de España dio el golpe sobre la mesa que esperaba. Con ocho puntos, los de Simeone encarrilaron el pase a los octavos de final de la máxima competición continental.