Logo EstoesAtleti.es
Logo EstoesAtleti.es
Logo Messenger
Logo whatsapp
Antoine Griezmann hizo historia y con su gol ante el Villarreal igualó a Adrián Escudero como segundo máximo goleador histórico del Atlético de Madrid en el duelo ante el Villarreal

El mejor Griezmann mantiene vivo al Atlético en la lucha por la Liga

El francés, que igualó a Adrián Escudero, lideró al cuadro rojiblanco en un duro encuentro que se pudo complicar

El Villarreal empezó el encuentro con personalidad, intentando apretar al Atlético de Madrid, que buscaba comenzar paso a paso. La escuadra de Simeone, tirando de intensidad, intentaba poner contra las cuerdas rápidamente al conjunto amarillo. De hecho, en los primeros compases, los colchoneros tuvieron la primera gran ocasión.

Saúl, de espuela, se quedó muy cerca de estrenar el marcador en el Metropolitano. De esta forma, el Atlético pegó el primer aviso del choque a un Villarreal que necesitaba escapar de la presión y la intensidad local. De Paul lo intentaba, pero Jorgensen ataja sin problemas el lanzamiento del futbolista argentino.

El Atlético no debía despistarse ante la pujanza del Villarreal

El Atlético era el gran dominador del encuentro desde el primer minuto, con un Villarreal al acecho, buscando explotar su velocidad. El cuadro entrenado por Tena, por su parte, intentaba contrarrestar el dominio local con contemporización. Sin embargo, esto no funcionaba, ya que el cuadro de Simeone seguía llegando.

Morata, en una nueva ocasión, intentaba volver a poner a prueba a Jorgensen, con un disparo que se fue por encima de la portería rival. El Atlético buscaba incomodar de forma constante al Villarreal, que buscaba dar la sorpresa en el Metropolitano. El cuadro colchonero debía tener cuidado, ya que el ‘Submarino Amarillo’, lejos de hundirse, buscaba acercarse a la meta de Oblak.

De hecho, el esloveno tuvo que intervenir de forma providencial para impedir el tanto de Yeremy Pino. Tras un grave error defensivo de Nahuel Molina y Rodrigo de Paul, el futbolista castellonense estuvo muy cerca de poner el 0-1 en el Metropolitano. En la jugada siguiente, tras otro fallo del lateral, Saúl impidió el susto amarillo.

Gerard Moreno lidera al Villarreal para anotar el 0-1 en Madrid

A pesar de estos dos sustos, el Atlético de Madrid no bajó los brazos y quiso seguir asediando el área rival. Sin embargo, los avisos del Villarreal surtieron efecto. Gerard Moreno, tras una elaborada jugada colectiva del conjunto castellonense, se la cede a Sorloth.

Tras el rechace del lanzamiento de Sorloth, Moreno aprovechó para batir a Oblak y poner el 0-1 en el electrónico. Los desajustes defensivos le pasaron factura al Atlético de Madrid, que tuvo que ver cómo el rival se ponía por delante en el marcador. De esta forma, la afición colchonera sufrió un jarro de agua fría.

El Atlético, a la caza de la remontada 

Tras este sorprendente evento, al Atlético no le quedaba otra: debía remontar cuanto antes. Griezmann fue uno de los más activos en esta fase del partido, sacando la jerarquía y el liderazgo cuando más lo necesitaba su equipo. El cuadro de Simeone se arremangó rápido y volvió a poner contra las cuerdas al Villarreal.

Sin embargo, los errores defensivos estaban matando al Atlético de Madrid. Oblak, de nuevo, debió intervenir de forma providencial para impedir el 0-2 del Villarreal. El cuadro colchonero estaba contra las cuerdas y debía reaccionar cuanto antes para volver a meterse de lleno en el encuentro.

El conjunto amarillo estaba completando una gran primera parte, y demostró que se estaba mereciendo llevarse el triunfo en la primera parte. En los últimos minutos del primer tiempo, el Atlético dio un paso adelante para intentar igualar una contienda que se le complicó sobremanera.

Witsel, con la participación de Griezmann, empata el partido en el Metropolitano

El Atlético necesitaba un golpe psicológico para marcharse al descanso con el empate en el marcador. En el tiempo de descuento, llegó ese refuerzo positivo para los de Simeone, que lograron su ansiada recompensa. Tras una buena jugada, llegó un centro raso de Griezmann que enganchó Witsel, y, en el segundo palo, anotó el 1-1 en Madrid.

El Atlético se vuelca para conseguir marcar el segundo gol

Tras el paso por los vestuarios, el Villarreal, que no se dejaba avasallar por el Atlético, seguía intentando poner en aprietos al cuadro de Simeone, que se desesperaba. Con la idea de no perder más tiempo, el técnico argentino no quería derrochar más ocasiones para llevarse el encuentro.

En los primeros instantes de la segunda mitad, entró Marcos Llorente, con la intención dar más profundidad y mordiente al centro del campo. Una vez más, el cuadro colchonero se echó hacia adelante, aprovechándose de que el Villarreal no pasaba su mejor momento.

Uno de los primeros mensajes rojiblancos al cuadro de Castellón llegó en forma de gol anulado por fuera de juego. Tras asociarse con Griezmann, Morata batió al meta contrario, pero el línea invalidó la que hubiera sido la segunda diana del Atlético de Madrid.

El Atlético acosaba y buscaba derribar al Villarreal

El cambio de esquema, lejos de beneficiarle, perjudicó al Villarreal, que se hundió en su propio campo. Con velocidad y contundencia, el Atlético estaba asediando al conjunto amarillo, que necesitaba escapar de la presión rojiblanca. Los minutos pasaban, y la tendencia del encuentro había quedado clara.

El dominio local estaba siendo evidente, y el Villareal dio un claro paso atrás con respecto a la primera mitad. En modo de acoso y derribo, el cuadro de Simeone no dejaba de intentarlo, habiendo olido sangre. El cuadro de Tena se defendía como podía, esperando que los minutos avanzaran y no pasara nada.

Simeone, ante la falta de avances de su equipo, quiso darle todavía más mordiente al Atlético de Madrid. Con la entrada de Samuel Lino y Correa, el argentino confirmó que iba a por todas, en la búsqueda de los tres puntos. Dos cambios claramente ofensivos para una fase del choque en el que el cuadro rojiblanco era muy superior.

El Atlético, sin eficacia, peca de falta de puntería ante el Villarreal

En una nueva fase del partido, el Atlético bajó ligeramente el ritmo, y el Villarreal pudo respirar sobre el terreno de juego. Los rojiblancos no debían bajar la presión ni un solo segundo, porque de ello dependía poder adelantarse en el marcador. Los de Simeone se dieron cuenta de esta situación y volvían a asediar a su rival.

Con la entrada de Pablo Barrios, el técnico argentino colocó un esquema de 4-4-2 sobre el césped del Metropolitano, intentando generar más oportunidades de gol. Mientras tanto, el conjunto amarillo, que no tenía prisa, quería ralentizar el choque. No solo eso, ya que, mostrando personalidad, buscaban acercarse a la meta de Oblak.

Encarando la recta final del partido, Simeone pedía calma a sus jugadores, ya que no quería que cayesen en la precipitación, un mal endémico. Sin embargo, los minutos pasaban y el Atlético de Madrid no tenía la eficacia buscada y se estrellaba ante el muro amarillo. De esta forma, los colchoneros se empezaban a desesperar.

Un Atlético pujante busca y encuentra su recompensa

El Atlético no dejaba de insistir. El encuentro se convirtió en un monólogo por parte de los de Simeone, que empezaba a ver cómo el choque se complicaba. Los tres puntos se podían escapar, y eso era algo que buscaban evitar a toda costa los jugadores rojiblancos.

El duelo tenía una clara dinámica rojiblanca, con constantes acercamientos del equipo local a la meta contraria. En el tramo final, llegó el premio tan buscado por parte del Atlético de Madrid. La recompensa no pudo llegar de otra forma que no fuera que de las botas de Antoine Griezmann.

Antoine Griezmann desatasca la situación en el Metropolitano

A diez minutos para el final, apareció el futbolista francés. Tras un gran pase de Marcos Llorente, el futbolista francés siguió recortando distancias con Luis Aragonés. Cuando más lo necesitaba el Atlético, el ex de la Real Sociedad pudo desbloquear un encuentro algo atascado.

Lino y Barrios abrochan el encuentro para un Atlético lanzado

En los últimos minutos, lejos de bajar el ritmo, el Atlético intentó ir a por el tercer gol. En el fútbol, cuando se va a por un premio mayor, normalmente se consigue. En los últimos minutos, tras una buena jugada de Pablo Barrios, apareció la figura de Samuel Lino.

El futbolista brasileño, lanzado desde que volvió de su lesión, se aprovechó de la jugada del canterano, y, con un buen remate, puso el 3-1. De esta forma, el Atlético sentenció el choque, volvió a la senda del triunfo en Liga y sumó su segundo triunfo consecutivo. Los de Simeone se marchan al parón con grandes sensaciones.