Logo EstoesAtleti.es
Logo EstoesAtleti.es
Logo Messenger
Logo Twitter
Imagen de Rodrigo de Paul en un partido en el Metropolitano

Rodrigo de Paul: clase magistral, exhibición, liderazgo y pilar para Simeone

El mediocentro argentino volvió a demostrar que es un jugador indiscutible para el Atlético y sigue cogiendo galones para ser un líder en el centro del campo

Rodrigo de Paul sigue mejorando con la camiseta rojiblanca y empieza a convertirse en ese líder que pedían los aficionados desde hace tiempo. Su último mes demuestra que es un jugador con calidad y que puede terminar siendo un de los favoritos para los aficionados colchoneros. Ahora mismo, seguramente nadie se imagine un centro del campo donde Rodrigo de Paul no sea titular junto a Koke y Pablo Barrios

Durante mucho tiempo, Rodrigo de Paul había sido uno de los señalados por mostrar un rendimiento que estaba siendo demasiado bajo. De hecho, fue el propio futbolista el que admitió que le faltaba una mayor presencia en el equipo y convertirse en uno de los referentes en la medular. Ya ha dado ese paso adelante, siendo uno de los que mejor rendimiento está dando Simeone y de los que mejor juegan para el Atletico.

Rodrigo de Paul, todo olvidado 

Cierto es que la historia de Rodrigo de Paul en el Atlético de Madrid tiene todos los tintes de haber acabado con una tragedia. El argentino venía de ser uno de los indiscutibles en su selección nacional, llegando a ganar la Copa América del año 2021. De hecho, los propios aficionados del Atlético no se podían creer el  futbolista que había fichado el club, un mediocentro por el que se peleaba media Europa. 

Rodrigo de Paul, en un lance del Atlético - Sevilla de Copa del Rey
De Paul durante el partido | Atlético de Madrid

La calidad estaba, aunque siempre ha estado, pero lo que faltaba era ese puntito de compromiso con un Atlético que siempre confío en ver su mejor versión. Simeone fue siempre su gran valedor, dándole todas las oportunidades necesarias para que terminase encontrando ese nivel que tanto esperaban ver los colchoneros. Incluso, el técnico argentino obvió algunos problemas extradeportivos que, en otros casos, podrían haber llevado a una venta del jugador si hubiese llegado una buena oferta.

Hay que dejar lo atrasado en el pasado y eso es lo que Rodrigo de Paul ha hecho con la camiseta del Atlético de Madrid esta temporada. El argentino ya se ha convertido en uno de los jugadores indiscutibles en las grandes noches que está viviendo el conjunto colchonero. Ya no es solo su calidad, algo que siempre había podido ver a ráfagas, sino que está mostrando un compromiso dentro del terreno de juego que nunca antes se lo había. 

Líder en el centro del campo

El Atlético necesitaba tener más jugadores en el centro del campo que fuesen capaces de coger la pelota y no tener ningún tipo de miedo en adquirir galones. Rodrigo de Paul tenía todo a su favor para hacer ese jugador, pero le faltaba el mismo compromiso que se le ha visto con la selección argentina. Actualmente, ha logrado dar un paso adelante importantísimo para convertirse en uno de los favoritos para los aficionados y un referente para los jóvenes que vienen de la cantera.

Conexión con el equipo 

Rodrigo de Paul, además, ya ha conseguido conectar en el carril derecho tanto con Nahuel Molina como con Marcos Llorente. Aunque siempre conectaba mejor con su compatriota, ya ha logrado entenderse con el español y crear una banda derecha más que peligrosa para el Atlético. Además, el gran nivel que está mostrando Koke ayuda al argentino a seguir teniendo su mejor versión sobre el césped y dominar los encuentros como hacía tiempo que nos sucedía.

Un aficionado más

Otras de las razones por las que Rodrigo de Paul se le está viendo más comprometido con el club es su gran afinidad con las gradas rojiblancas. En el último entrenamiento, se le pudo ver cantando junto con aquellos aficionados que sabían acerca Majadahonda para apoyar al equipo en la previa del encuentro ante el Sevilla. Evidentemente, todo suma, haciendo que en el Atlético exista un clima que hace una temporada parecía imposible que se terminase de volver a disfrutar.