Logo EstoesAtleti.es
Logo EstoesAtleti.es
Logo Messenger
Logo whatsapp
La Champions "es cuestión de tiempo" para el Atlético de Madrid en Valdebebas

La Champions es cuestión de tiempo para el Atlético de Madrid en Valdebebas

En un partido loco, las pupilas de Arturo Ruiz han dado la campanada y se llevaron los tres puntos ante las de Toril

El encuentro arrancó con una espectacular ocasión de Linda Caicedo, que provocó una gran intervención de Lola Gallardo. Esto puso en alerta a las de Arturo Ruiz, que necesitaban estar atentas en todo momento para no pagar caros sus errores. Las de Toril empezaron de forma intensa, buscando impedir toda salida rojiblanca.

Bastante superiores en los primeros compases, las blancas se toparon ante un muro levantado por la meta sevillana. Gallardo intervino de forma providencial para evitar el que hubiera sido el primer gol de las de Toril, obra de Möller. No fue su mejor comienzo, por lo que debían levantarse de forma urgente.

El Atlético de Madrid escapa de forma gradual de la presión merengue

Explotando la velocidad de Ludmila, gran protagonista, el Atlético, con poco, hacía mucho daño a su rival. Esto supuso un pequeño paso hacia delante para las visitantes, que pudieron coger algo de oxígeno ante el abrumador comienzo madridista. La brasileña empezaba a ser un quebradero de cabeza para la zaga merengue.

Con el paso de los minutos, la mejora del Atlético de Madrid empezaba a ser innegable, buscando el área de Misa de forma regular. A pesar de esto, el Real Madrid no bajó los brazos y volvió a intentar incomodar a la defensa colchonera, atenta en todo momento. Gracias a futbolistas como Olga o Caicedo, podían mantener su dominio, su gran objetivo.

El Atlético de Madrid escapa de forma gradual de la presión merengue
El Atlético de Madrid escapa de forma gradual de la presión merengue | Atlético de Madrid

Eso sí, la defensa local estaba dando muestras de cierta inestabilidad, ya que Ludmila se aprovechaba de ciertos errores en la marca. La delantera del Atlético exprimía algo de exceso de confianza para marcharse prácticamente sola ante Misa. Esto era algo preocupante y de corrección urgente para las futbolistas del Real Madrid.

Möller y Ana Vitoria le ponen la salsa en forma de goles al partido

Pasaban los minutos en el primer tiempo, y el Real Madrid seguía buscando la portería de Lola Gallardo nuevamente. De hecho, la grada del Alfredo di Stéfano estalló reclamando un posible penalti sobre Olga que la colegiada no señaló. Finalmente, a pocos minutos del descanso, llegó la ansiada recompensa para las locales.

Tras un buen centro lateral de Athenea, el balón llegó a Brunn, que dejó el cuero a placer para Möller, que anotó sin problemas. Este fue un jarro de agua fría para el Atlético de Madrid, que tenía que remar contracorriente para seguir vivo en el choque. A pesar de esto, las rojiblancas no cejaron en su empeño y buscaron la diana del empate.

No tardaron demasiado las pupilas de Arturo Ruiz en igualar la contienda en Valdebebas. A la salida de un saque de esquina, Ana Vitoria, con un cabezazo imparable para la meta canaria, dando vida de nuevo a las suyas. Así, pudieron volver a meterse en un encuentro que se les complicó sobremanera. 

El Atlético, buscando dar un paso hacia delante en el segundo tiempo

Tras el paso por los vestuarios, fue el conjunto de Toril el que llevaba algo más la iniciativa. Poco a poco, el Atlético, lejos de hundirse, apretaba, buscando volver cuanto antes al área contraria, su gran objetivo. A pesar de no tener nada en juego, las merengues seguían contando con grandes oportunidades para volver a adelantarse.

Con el paso de los minutos, la igualada no se hizo palpable solo en el marcador, también en el terreno de juego. Cada equipo buscaba una grieta por la que pasar, pero ambas defensas se mostraban firmes como el granito. En este caso, fue el Atlético de Madrid el encargado de romper el electrónico.

Ajibade, con un buen gol, le da la vida al Atlético de Madrid

Ajibade, con un potente disparo, estrelló el balón dentro de la red de la portería defendida por Misa. Tras un buen pase filtrado al que no llega ninguna defensa merengue, la futbolista del Atlético puso el 1-2 para las de Ruiz, que respiraron. Este, desde luego, fue un jarro de agua fría para Valdebebas, que se congeló.

Esto supuso un acicate para el cuadro visitante, que buscaba un golpe de efecto para dejar contra las cuerdas a su rival. El tiempo avanzaba, y el Real Madrid no podía desperdiciar ninguna oportunidad si quería devolver el empate al marcador. Con la entrada de Feller y Tere, Toril buscaba asediar de nuevo al Atlético.

El Atlético de Madrid vive una locura de duelo en Valdebebas

La locura se adueñó del Alfredo di Stéfano. A los pocos minutos de anotar las rojiblancas, llegó el empate de las blancas, obra de Katheleen. La brasileña, aprovechándose de una descoordinación en la defensa visitante, batió a Lola Gallardo y le devolvió la igualada a un encuentro loco.

Esta diana revivió a las gradas de Valdebebas, que se volcaron con las suyas, las cuales volvieron a apretar. En los últimos minutos, el partido se podía decantar para cualquiera de las dos partes. Ludmila, sola ante Misa, tuvo el 2-3, pero no vio a Cardona y la meta canaria detuvo su disparo.

Pocos minutos después, el Atlético demostró que nunca había que dejar de creer. Boe Risa, que había entrado en la segunda mitad, puso el tercer tanto en el marcador. Desde fuera del área, la medio, con un gran lanzamiento, batió a Misa sin problemas, dando más esperanza a las suyas.

El Atlético de Madrid sabe sufrir y se acerca más a la Champions

En los últimos minutos, el Atlético de Madrid buscaba 'dormir' el partido, intentar que las merengues no llegaran a su área. Con todo, siguieron buscando el área rival, probando a incomodar a la defensa del Real Madrid, que no se debía despistar. La grada estallaba ante las pérdidas de tiempo colchoneras, pero no podían hacer nada.

Finalmente, el Atlético de Madrid ha dado un paso de gigante para estar en la próxima Champions. Gracias a su capacidad de resiliencia, las de Ruiz han logrado dar la gran sorpresa