Logo EstoesAtleti.es
Logo EstoesAtleti.es
Logo Messenger
Logo whatsapp
Antoine Griezmann celebrando un gol con los brazos abiertos y sin camiseta

La dulce venganza del Atlético que hace enloquecer al Metropolitano

El Atlético de Madrid ha conseguido una victoria fundamental ante su público, y eso le ha permitido mantenerse una ronda más en la Copa del Rey, destronando de paso al vigente campeón

Era la noche perfecta para una venganza que se terminó sirviendo fría. El Atlético se medía al Real Madrid en su ser o no ser particular durante la Copa del Rey de esta temporada. El conjunto rojiblanco, que no se podía permitir una pronta eliminación del torneo copero, se preparó para dejar en la cuneta al vigente campeón.

No solo el equipo estaba preparado para una eliminatoria que iba a ser su punto de inflexión durante la temporada. El Metropolitano era consciente de lo que se jugaban los de Simeone, y, desde el primer minuto, estuvo a la altura. De hecho, después del encuentro, el técnico argentino destacaba ese recibimiento como una de las claves por las que el Atlético había conseguido la victoria.

La reacción a los goles, fundamental en el triunfo colchonero

Este encuentro no iba a seguir el guión de anteriores enfrentamientos entre los dos equipos de la capital de España. En esta ocasión, el Atlético estaba preparado para golpear, consciente de que el Real Madrid iba a ir con todo para intentar ganar. No iban a perdonar un solo error, como terminó sucediendo en los dos goles que anotaron los de Ancelotti.

Sin embargo, lo que llama la atención de este partido está enfocado en la reacción que tuvieron los de Simeone para levantar las adversidades. En otros encuentros, se habrían hundido y eso permitiría al cuadro blanco llevarse la victoria, pero, en esta ocasión, esto no se produjo. Lejos de caer, el Atlético dio un gran paso adelante y supo contrarrestar las acometidas de su eterno rival.

Antoine Griezmann, un futbolista ‘mágico’

Se pueden destacar muchos nombres de la victoria de ayer, pero uno de los que más resuena todavía en las entrañas del Metropolitano es el de Antoine Griezmann. El delantero francés vivió una noche muy especial, tanto dentro como fuera del terreno de juego. Antes del partido, fue homenajeado por la afición del Atlético, dado que superó a Luis Aragonés como máximo goleador histórico.

En cuanto a su rendimiento sobre el campo, Griezmann volvió a demostrar por qué es el líder de este Atlético de Madrid. No solo por el gol, que fue una obra de arte, sino por su capacidad de motivar desde el ejemplo. Sacrificándose en tareas defensivas o bajando al centro del campo cuando es necesario.

El galo volvió a evidenciar por qué es uno de los jugadores más en forma de LaLiga. Después del encuentro, Simeone volvió a deshacerse en elogios con su futbolista estrella. De Griezmann, el técnico argentino consideró que era 'mágico' y que "ojalá" pudiera seguir más tiempo en el Atlético de Madrid.

El centro del campo, un pilar incontestable

Otra de las razones por las que el Atlético se terminó llevando un apasionante derbi de la Copa del Rey. La medular, que, en otros partidos, no había tenido su mejor día, se convirtió en el gran pilar para Simeone. Especialmente, en el caso de Koke y Rodrigo de Paul, que se convirtieron en dos ‘tótems’ para que el conjunto colchonero se pudiera hacer con el pase a cuartos de final.

El madrileño, incombustible, se convirtió en el ‘hombre para todo’ de un Atlético que pide a gritos su renovación. Jugó los 120 minutos y lo hizo a buen ritmo, parecía incansable sobre el césped del Metropolitano. Se convirtió en el faro del conjunto rojiblanco y eso fue determinante para que los de Simeone pudieran sorprender al vigente campeón.

En cuanto al argentino, hay que destacar que cumplió cuando afirmaba que debía dar un paso adelante. Las últimas semanas han evidenciado que el mejor Rodrigo de Paul ha llegado, y lo ha hecho para quedarse. El duelo ante el Real Madrid no ha hecho más que evidenciar que el argentino se ha convertido en otro de los pilares para Simeone.

Los cambios, muy acertados, cambiaron el rumbo del partido

Otra de las razones de la victoria de ayer estuvo directamente relacionada con los cambios, con los jugadores que entraron desde el banquillo. En la Supercopa, en este mismo encuentro, los que saltaron al campo no consiguieron darle un nuevo aire al equipo y eso lastró mucho. En esta ocasión, el cuadro rojiblanco supo leer la contienda a la perfección.

Con la salida de jugadores como Nahuel Molina, los de Simeone dieron el paso adelante necesario en el mejor momento, cuando más lo necesitaban. No solo eso, ya que la vuelta de futbolistas como Pablo Barrios le dio una dosis de energía extra al equipo, que dio la sorpresa. Así, el Atlético se tomó su dulce revancha en el Metropolitano, entregado a sus jugadores.