Logo EstoesAtleti.es
Logo EstoesAtleti.es
Logo Messenger
Logo whatsapp
Álvaro Morata, en un lance del encuentro que el Atlético de Madrid disputó en el estadio de San Mamés ante el Athletic Club

Un flojo Atlético de Madrid naufraga en Bilbao sin paliativos ante un gran Athletic

El cuadro de Simeone, en uno de los peores duelos de lo que llevamos de temporada, no fue capaz de hacerle daño a un gran Athletic, que fue muy superior durante los 90 minutos en su feudo durante la celebración de su 125 aniversario

El Athletic arrancó el encuentro de forma intensa, queriendo dominar a través del control de la posesión. Mientras, el Atlético buscaba, a través de una dura presión, poder incomodar a los de Ernesto Valverde, que querían hacer soñar a su afición. No era un duelo cualquiera, ya que se celebraba en San Mamés el 125 aniversario de la entidad vizcaína.

El cuadro de la capital de España no debía perder la calma, ya que, de hacerlo, el Athletic podría adelantarse en el marcador. Poco a poco, el cuadro de Simeone quiso controlar un encuentro que se podía romper fácilmente. En los primeros compases del choque, se pudo apreciar un pequeño tanteo entre los dos conjuntos, con la meta de ver quién iba a dominar.

El Athletic, intenso en la caza de obtener el primer gol del partido

No tardó demasiado Jan Oblak en aparecer para salvar al Atlético de Madrid en San Mamés. Tras una buena jugada colectiva, los de Valverde tuvieron en su mano el primer gol del encuentro ante los colchoneros. Sin embargo, el meta esloveno, en una parada ‘marca de la casa’, pudo detener el disparo en el corazón del área de Guruzeta.

Esto supuso un notable toque de atención para el cuadro de la capital de España, que debía dar un paso adelante en el encuentro. El técnico del Atlético se esperaba, como suele ser habitual, un choque intenso y duro en el coliseo del Athletic. Para poder conseguir los tres puntos, los rojiblancos debían poder asediar cuanto antes la portería del equipo rival.

Sin embargo, en la primera fase del partido, el Athletic no estaba dispuesto a permitir aproximaciones del Atlético. El conjunto local, mostrando una gran versión desde que saltó al terreno de juego, estaba dominando a los madrileños. De esta forma, el conjunto de Simeone no era capaz de alejarse del área defendida por Oblak, que debía estar atento en todo momento.

El Atlético buscaba escapar, pero no podía, de la presión del Athletic

El Atlético, consciente de lo que se podía avecinar si seguía cediendo espacios ante un buen Athletic, debía crecer en el encuentro. Sin embargo, el cuadro local, muy superior, seguía gozando de las mejores ocasiones en San Mamés. Iñaki Williams, con un disparo por bajo, se quedó cerca de anotar el primer gol, pero el palo repelió su lanzamiento.

Con este, ya eran dos avisos claros para un Atlético de Madrid que debía salir del bloque bajo cuanto antes. Eso sí, cuando peor estaba el cuadro de Simeone, antes aparecía Antoine Griezmann para reavivar a los suyos. El delantero francés, tras el lanzamiento de una falta, puso a prueba a Unai Simón, que detuvo con dificultad el tiro del jugador colchonero.

Este primer aviso fue un soplo de aire fresco para el Atlético, que necesitaba poder escapar de la presión del Athletic. Gracias a esto, los pupilos de Simeone pudieron avanzar algo más allá de su propio campo, pero rápidamente, debían replegarse. La intensidad del conjunto vizcaíno era muy agobiante, y el conjunto rojiblanco tenía problemas para ahuyentar a los delanteros contrarios.

El Atlético luchaba por resistir ante un arrollador Athletic

No había color sobre el terreno de juego, con un Athletic que no dejaba de tener ocasiones para inaugurar el marcador. El Atlético, contra las cuerdas, necesitaba salir de forma urgente de su propio campo. Griezmann y Morata eran de los pocos que tiraban del conjunto colchonero, intentando acercarse a la meta contraria.

Gracias a sus aproximaciones, el conjunto de Simeone pudo tener un saque de esquina en San Mamés. El encuentro no estaba saliendo como planeaba el técnico argentino, que estaba viendo cómo se repetía la tendencia de duelos como el del Valencia. De esta forma, el Atlético necesitaba poder respirar para poder dar un gran paso adelante ante el Athletic.

El Atlético se salva del primer gol del Athletic desde el punto de penalti

Entretanto, en la fase final de la primera mitad, el Athletic tuvo la oportunidad de adelantarse en el marcador. Gil Manzano señaló, sin dudar, un penalti de Söyüncü sobre Nico Williams. El defensa turco cayó en la trampa del futbolista del cuadro vizcaíno y el colegiado señaló la pena máxima a favor de los de Valverde.

Es, en este momento cuando, más que nunca, el Atlético recuperó su condición de superviviente. Oihan Sancet, desde los 11 metros, tuvo la posibilidad de poder adelantar al Athletic en San Mamés. Sin embargo, el internacional español no tuvo suerte y su lanzamiento se fue por encima del larguero de la meta del esloveno.

El Athletic estaba acumulando más ocasiones con los minutos que pasaban. El cuadro de Valverde, muy superior, rozaba el primer gol de forma constante. El último intento, un lanzamiento de Nico Williams que se estrelló en el palo y se fue desviado de la meta de Oblak.

Guruzeta acaba con la resistencia del Atlético de Madrid

Tras el paso por los vestuarios, el Atlético quiso darle un lavado de cara a su equipo, que necesitaba poder mostrar su mejor versión. Con la entrada de Llorente o De Paul, Simeone tenía claro que debía darle una mayor contundencia a su once en San Mamés. Con estos ajustes, el cuadro madrileño quería poder darle un nuevo aire al encuentro, muy dominado por el Athletic en la primera mitad.

El Atlético buscaba tener más presencia en el campo, pero las malas noticias no le dejaban de perseguir. De hecho, en los primeros minutos de la segunda parte, llegó el tan ansiado gol para el Athletic. Guruzeta, solo ante Oblak tras un buen centro hacia el corazón del área, fue el encargado de inaugurar el marcador en San Mamés.

El Atlético, obligado a crecer sobremanera en San Mamés

Este tanto supuso un momento clave para el Atlético de Madrid, que no podía desconectarse definitivamente del encuentro. El duelo estaba teniendo un solo color, y el cuadro colchonero no era capaz de poder salir de su mal momento. Los de Simeone necesitaban dar un claro paso adelante, y el argentino no se quedó atrás, dando entrada cuanto antes a Correa y Memphis Depay.

No quedaba otra opción en San Mamés tras la diana del cuadro local. El Atlético debía poder acercarse a la meta contraria, y debía hacerlo de forma urgente. Sorprendía que Simeone decidiera cambiar a Griezmann, uno de los pocos que se acercó a la portería de Unai Simón en Bilbao.

Nico Williams amplía el dominio del Athletic en San Mamés

No terminaban de acumularse los problemas para un Atlético de Madrid que se estaba mostrando muy inferior al Athletic en todos los aspectos. De hecho, el cuadro local, pasado el primer cuarto de hora de la segunda mitad, aumentó su ventaja en el marcador. De este modo, los de Simeone no hacían más que hundirse en un encuentro muy complicado.

Nico Williams, con un extraordinario lanzamiento casi desde el balcón del área, se encargó de poner el 2-0 en San Mamés. El jugador del Athletic, aprovechándose de la defensa del Atlético, lanzó un gran disparo desde el lateral del área defendida por Jan Oblak. El guardameta esloveno no pudo hacer nada ante el disparo del futbolista del cuadro vizcaíno.

El Atlético intenta recortar distancias, pero su esfuerzo no es suficiente

En el tramo final del partido, el Athletic, lejos de bajar la intensidad, siguió intentando ampliar el marcador. El Atlético, en uno de sus peores encuentros de la temporada, apenas lograba incomodar a la defensa del cuadro vizcaíno, muy superior. Sin apenas generar ocasiones, los de Simeone no eran capaces de solucionar los problemas que les han acosado durante todo el encuentro.

Mientras tanto, los de Valverde, con el paso de los minutos, querían dormir el duelo y no cedían un solo milímetro a los de Simeone. Cierto es que, en la última fase, el cuadro rojiblanco intentó poner en problemas al Athletic, pero sus esfuerzos no fueron suficientes para recortar distancias. De este modo, el cuadro de la capital de España dejó escapar una gran oportunidad para seguir escalando posiciones en el torneo doméstico.