Logo EstoesAtleti.es
Logo EstoesAtleti.es
Logo whatsapp estoesatleti
Logo Twitter
En la imagen se observa a un hombre con traje oscuro y corbata, y a un jugador de fútbol con el uniforme morado de la selección argentina, con el número 26 en su camiseta.

Nahuel Molina, el gran dilema del Atlético de Madrid: decisión clara de Simeone

El lateral argentino apunta a ser importante otra temporada mientras busca un nuevo título con la Albiceleste

En el Atlético de Madrid tiene muy claras sus prioridades de cara al mercado de fichajes de verano, siendo la defensa el principal objetivo para buscar nuevos refuerzos. Sin embargo, esa gran revolución que Simeone espera en la zaga colchonera se limitará, en principio, solamente a la posición de los centrales. Por ello, desde el equipo rojiblanco cuentan con piezas como Nahuel Molina de cara a la próxima campaña, buscando que suban su nivel con respecto a lo visto este curso.

El lateral argentino ha sido uno de los más criticados por parte de los aficionados del Atlético de Madrid tras su bajo rendimiento sobre el terreno de juego. Nahuel Molina no cuenta con un competidor para su posición, haciendo que su camino hacia la titularidad  sea mucho más sencillo que en otros casos. Por ahora, la dirección deportiva no tiene como una prioridad reforzar el carril derecho, demostrando la confianza que existe en Nahuel Molina.

Nahuel Molina, una nueva oportunidad

Ahora mismo, el futbolista rojiblanco está disputando la Copa América con Argentina, habiendo alcanzado los cuartos de final con un pleno de victorias en la fase de grupos. Nahuel Molina es el lateral derecho indiscutible para Scaloni, únicamente arrancando desde el banco de suplentes en el intrascendente partido ante Perú. Hasta el momento, ha mostrado las dos caras que se le han podido ver en el Atlético de Madrid, un bajo nivel ante Canadá y mejorando ante Chile.

Imagen de Nahuel Molina con el Atlético de Madrid
Nahuel Molina quiere volver a ser importante | Europa Press

El camino de Argentina  hasta la final es muy asequible, pudiendo revalidar el título que ya ganaron en el año 2021 ante Brasil  con un gol de Ángel Di María. En su caso, es una buena oportunidad para Nahuel Molina para demostrar la mejor versión posible, pues Simeone  espera mucho de él la próxima temporada. El argentino arranca como el único lateral del Atlético de Madrid, algo que lleva sucediendo desde que llegase en el año 2022.

Marcos Llorente es el único que le ha competido realmente esa posición en los últimos años, aunque el español no quiere asentarse en ese puesto. En el Atlético de Madrid no tienen intención de vender a Nahuel Molina, salvo oferta satisfactoria, y tampoco buscarle competencia para el siguiente curso. Su valor de mercado es de 28 millones de euros según Transfermarkt, uno de los más altos en la plantilla del conjunto colchonera.

Simeone confía en su jugador

Una de las cosas que ha demostrado el técnico argentino es que siempre ofrece muchas oportunidades a todos sus jugadores. El caso de Nahuel Molina  no es diferente, pues el jugador ha saltado de titular en partidos importantes cuando no estaba mostrando su mejor versión sobre el césped. Antes de terminar la temporada, se hablaba de que el futbolista estaba en la rampa de salida, pero en el Atlético de Madrid tienen otros planes en mente.

Robin Le Normand y David Hancko son las prioridades para la defensa tras las salidas de Mario Hermoso, Gabriel Paulista y Soyuncu. A esa lista habría que unir, próximamente, a Stefan Savic, quien se despidió de los aficionados colchoneros en la derrota ante Osasuna en el Metropolitano. Además, Simeone lleva muchos años reclamando un refuerzo para el centro del campo, algo que es prioritario para este mercado de verano.

El Atlético de Madrid busca delantero

Tras el anuncio de Álvaro Morata, hay muchas dudas sobre qué hará el equipo rojiblanco en la zona de ataque, pues el margen de maniobra es mucho menor. Dovbyk  era la gran apuesta del Atlético de Madrid, pero existen muchas dudas sobre su encaje en la idea de juego de Simeone. Además, tiene un precio de salida demasiado elevado, algo a lo que los colchoneros no estarían dispuestos a llegar por el delantero ucraniano.